Borges y México

Borges y México

Language: Spanish

Pages: 253

ISBN: B009RV171O

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


México prácticamente se le atravesó a Jorge Luis Borges: la Biblioteca Nacional, que dirigió tantos años, estaba ubicada en la calle bonaerense que lleva el nombre de nuestro país. En su infancia se halló con La conquista de México de William Prescott, que fue una de sus primeras lecturas. Ya de joven admiró al poeta mexicano Ramón López Velarde y, poco tiempo después, apareció en su vida Alfonso Reyes, a quien conoció en Argentina y siempre reconoció como uno de sus maestros. En este volumen Miguel Capistrán ha compilado por primera vez una valiosa antología de cuentos, poemas y ensayos del escritor argentino donde México es el protagonista o se asoma de manera circunstancial y enigmática. Borges y México también reúne los textos de una veintena de escritores que evocan e invocan sus encuentros con la figura literaria y humana más universal de los escritores hispanoamericanos. Sin duda, el presente libro constituye una prueba fehaciente del fervor de los escritoresy lectores mexicanos por el universo borgeano. En ese sentido, destaca el juicio definitivo de Octavio Paz en su luminoso ensayo "El arquero, la flecha y el blanco": "El punto de vista de Borges es su arma infalible: trastorna todos los puntos de vista tradicionales y nos obliga a ver de otra manera las cosas que vemos o los libros que leemos".

Human Destiny is to Eliminate Death: Essays, Rants & Arguments on Immortalism

The Faber Book of Science

Film: The Key Concepts

Wordwatching: Field Notes from an Amateur Philologist

Folk Nation: Folklore in the Creation of American Tradition

Beyond the Wall: Essays from the Outside

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

m?s de quince a?os ?l no tiene nada a la vista que lo distraiga?, Borges, abstra?do, parece hablarse a s? mismo; de all? que su dicci?n sea tambi?n dif?cil de captar, porque se traga algunas palabras, no pronuncia las ?ltimas vocales y uno siente al ingl?s que lo habita cuando dice la palabra ?invisible?, por ejemplo. Me extra?a no o?r el ?vos? argentino: Borges siempre dice ?usted? (?o ser? porque est? en M?xico?) y s?lo una vez le o? un ?sent?s?. Borges se concentra y uno teme romper el hechizo

más temido (y quizá más nadie y más solo) de esa frontera. Garret, su amigo, el sheriff que después lo mató, le dijo una vez: “Yo he ejercitado mucho la puntería, matando búfalos”. “Yo la he ejercitado más matando hombres”, replicó suavemente. Los pormenores son irrecuperables, pero sabemos que debió hasta veintiuna muertes —“sin contar mejicanos”. Durante siete arriesgadísimos años practicó ese lujo: el coraje. La noche del 25 de julio de 1880, Billy the Kid atravesó al galope de su overo la

escrito acerca de esa dimensión, una entre tantas, que nos define como materia sensible y como milagro de la percepción; ese milagro que siempre es privilegio, no de la vista, sino de la memoria que lo guarda como …un recuerdo más para el tiempo y al margen ya, para siempre de …la prolijidad de lo real que lo desdibuja de la memoria de los hechos sensibles para inscribirlo en el registro de la melancolía y de la tristeza. La angustia que define la concepción heráclitea del mundo, con la

de un gobierno que iba a propiciar el retorno de Juan Domingo Perón a la presidencia de la república, ese personaje de cuyo nombre no quería acordarse Borges por los agravios que le significaron a él, a su madre y a su hermana, y cuya nueva gestión en el gobierno iba a ser, junto con la de su sucesora Isabel Perón, la escala previa de la feroz dictadura que se instalaría después en el poder. Tuve todavía otras oportunidades no sólo de verlo, sino de estar a su lado durante mi primera permanencia

invención se vuelve plástica en su representación y reitera imágenes, y al concentrar en un acto su signo determinante acude a otro tipo de intertextualidad que ya no es el texto escrito. Recordemos que el periódico que publica los cuentos infames publica también tiras cómicas y reseñas cinematográficas, y en honor de la verdad éstas están mucho más cercanas al cine que aquéllos. Su colorido y su movimiento sucesivo es un sustituto del cine épico que a Borges le gusta reseñar en artículos

Download sample

Download