Ensayos (Essays)

Ensayos (Essays)

Language: Spanish

Pages: 984

ISBN: 6073133758

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


«Escribo porque hay alguna mentira que quiero desvelar, algún hecho sobre el que quiero llamar la atención (...). Pero no podría escribir un libro, ni tan siquiera un artículo largo, si no se tratara también una experiencia estética»
George Orwell,Por qué escribo

George Orwell es el ensayista inglés más importante del siglo XX. Esta amplia selección de ensayos presenta por primera vez en español el abanico completo de sus intereses y pasiones, desde la literatura a la política, pasando por la taza de té perfecta o por qué los libros son más caros de los cigarrillos. ENGLISH DESCRIPTION A generous and varied selection–the only hardcover edition available–of the literary and political writings of one of the greatest essayists of the twentieth century. Although best known as the author of Animal Farm and Nineteen Eighty-four, George Orwell left an even more lastingly significant achievement in his voluminous essays, which dealt with all the great social, political, and literary questions of the day and exemplified an incisive prose style that is still universally admired. Included among the more than 240 essays in this volume are Orwell’s famous discussion of pacifism, “My Country Right or Left”; his scathingly complicated views on the dirty work of imperialism in “Shooting an Elephant”; and his very firm opinion on how to make “A Nice Cup of Tea.” In his essays, Orwell elevated political writing to the level of art, and his motivating ideas–his desire for social justice, his belief in universal freedom and equality, and his concern for truth in language–are as enduringly relevant now, a hundred years after his birth, as ever.

The Torturer in the Mirror

Encounters with the Archdruid

What is Art? (Penguin Classics)

La Tsarine noire et autres contes, précédé de "Puissances du masochisme"

It From Bit or Bit From It: On Physics and Information (The Frontiers Collection)

Days of Reading

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Algo fresco, Wodehouse había descubierto las posibilidades cómicas de la aristocracia inglesa y, en consecuencia, siguió toda una serie de barones, condes y demás nobles ridículos, aunque no despreciables. Eso tuvo el extraño efecto de que fuera de Inglaterra se considerara a Wodehouse un agudo satírico de la sociedad inglesa. De ahí la frase de Flannery de que Wodehouse «se burlaba de los ingleses», pues es la impresión que probablemente causase en los lectores alemanes o incluso

pensamiento de la mayoría, y cuestiones como la Inquisición, las torturas del tribunal de la Cámara Estrellada, las hazañas de los piratas ingleses —de sir Francis Drake, por ejemplo, que solía ahogar a los prisioneros españoles—, el Reinado del Terror, los héroes del Motín de la India —que volaron por los aires a cientos de hindúes atándolos a las bocas de los cañones y abriendo fuego— o los soldados de Cromwell —que acuchillaban el rostro a las irlandesas—, se vuelven moralmente neutrales e

medida en este tipo de vaivén entre dos conjuntos de parámetros. Y, sin embargo, puede darse el proceso opuesto, el disfrute puede avasallar a la desaprobación, incluso a pesar de que uno reconozca que está disfrutando de algo adverso. Swift, cuya cosmovisión es tan peculiarmente inaceptable, pero que no obstante es un escritor extremadamente popular, es un buen ejemplo de esto. ¿Por qué no nos importa que nos llamen yahoos aunque estemos firmemente convencidos de que no lo somos? No es

cité antes, el que comienza con las palabras «Le conté que en el reino de Tribnia, que los nativos llaman Langden...». Mucha de su fuerza deriva de la oración final: «Y este es el método anagramático». En sentido estricto, esta oración es innecesaria, puesto que ya vimos el anagrama descifrado, pero la repetición burlonamente solemne, en la que uno tiene la impresión de estar oyendo la voz misma de Swift recitando las palabras, pone de relieve la estupidez de las actividades descritas, como el

sentía inclinado a volver a las actitudes de un aristócrata a pesar de su blusa de campesino, e incluso tuvo dos hijos en los que creyó y que finalmente se volvieron contra él (aunque, desde luego, de una manera menos sensacional que Regan y Goneril). Su exagerada repugnancia por la sexualidad era también claramente similar a la de Lear. El comentario de Tolstói según el cual el matrimonio es «esclavitud, saciedad, repulsión» y significa tener que aguantar al lado «la fealdad, la suciedad, el mal

Download sample

Download