La elegancia masculina: Los secretos del guardarropa

La elegancia masculina: Los secretos del guardarropa

Language: Spanish

Pages: 224

ISBN: B00TZ9QYC0

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Una guía de referencia sobre elegancia masculina

¿Qué diferencia hay entre un frac y un chaqué?
¿Cuándo y dónde se perdió el hábito de llevar sombrero a diario?
¿Cómo consiguieron las zapatillas saltar de las canchas deportivas a los despachos?

Para responder a estas y otras muchas preguntas, una guía definitiva de la elegancia masculina que combina el análisis de la evolución histórica del vestir, las anécdotas y la información práctica. La estructura parte de cuatro grandes bloques (sastrería, deportivo, complementos y zapatos) que son presentados con una introducción y una imagen histórica para después desglosarse en apartados específicos, solo aparentemente enciclopédicos, para cada una de las prendas más significativas.

La guía, elegantemente ilustrada, tiene una voluntad atemporal y trasciende de las tendencias del momento para convertirse en una referencia clásica a la vez queamena.

«Sea tu vestido tan costoso cuanto tus facultades lo permitan; pero no afectado en su hechura, rico, no extravagante, porque el traje dice por lo común quién es el sujeto, y los caballeros y principales señores franceses tienen el gusto muy delicado en esta materia.»
Shakespeare, Hamlet

Everyday Icon: Michelle Obama and the Power of Style

Shop Your Closet: The Ultimate Guide to Organizing Your Closet with Style

Stashbuster Knits: Tips, Tricks, and 21 Beautiful Projects for Using Your Favorite Leftover Yarn

Fashion: From the 18th to the 20th Century (Icons)

Old Clothes, New Looks: Second-Hand Fashion (Dress, Body, Culture)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

nuevas. Esto significa una apertura a todo lo que la vida puede ofrecernos de sorprendente, maravilloso, estimulante, novedoso y nunca visto. 2. Conócete a ti mismo Es un imperativo que nadie debería olvidar. En un hombre encuentro muy interesante la expresión de un estilo propio y una particularidad personal, que no siga ciegamente los dictados de la moda, ya que, en algunas ocasiones, nos puede hacer parecer ridículos. No obstante, para que esto suceda se necesita una cierta disciplina. Es

deportiva, las universidades estadounidenses la estamparon con sus emblemas y rápidamente se convirtieron en un elocuente vehículo para transmitir la pertenencia a un clan. Los deportistas las cedieron a sus novias y, con ellas, la prenda salió de las canchas y pasó de lo meramente funcional a lo personal en la década de los cincuenta. Alrededor de 1975, la sudadera con capucha empezó a verse en las calles de Nueva York como parte del uniforme de los grafiteros o de los bailarines de break

alternativa más asequible que los modelos realizados a medida, pero en los años setenta logra un papel preponderante y de liderazgo. De la mano de la industrialización y la globalización, la sastrería deja de ser un diálogo íntimo de un hombre con su sastre y se convierte en un negocio mundial. De ahí que los productos dinamiten las escuelas geográficas imperantes hasta ese momento y se cree un único gran código planetario. Más cómodo, más ligero, menos formal. �Muchos periodistas se visten

extraordinariamente elegante, de modo cortés y silencioso, pero con un gran carácter. No era una estrella a la última moda, pero todavía hoy y con el pasar de los años, sigue siendo un verdadero icono de estilo. 4. La coherencia variable La elegancia masculina debería expresar una virtud específica: la coherencia variable. Somos personas diferentes en las distintas estaciones de nuestras vidas y es justo que la elección de nuestra ropa lo refleje. Solamente es necesario filtrar todo lo que la

alta costura para hombre dentro del calendario de prêt-à-porter masculino. Cuando la industria de la confección se vuelve dominante en la sastrería deja que su vocabulario natural, que es el de la ropa deportiva, impacte en el vestir formal. Aunque de eso también hay que responsabilizar a la evolución de los materiales. Las lanas que se utilizaban para los ternos de los años treinta y cuarenta del siglo XX carecen de sentido en un mundo lleno de comodidades, en el que la gente cada vez pasa

Download sample

Download