Los enemigos del comercio I (Espasa Forum)

Los enemigos del comercio I (Espasa Forum)

Antonio Escohotado

Language:

Pages: 626

ISBN: 2:00365853

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


La aparición de la sociedad de consumo es un hecho muy reciente, precedido por dos milenios de modelos sociales hostiles a ella. Sin embargo, su éxito ha sido tan completo que unas pocas décadas han bastado para borrar no sólo muchas instituciones, sino hasta el recuerdo de sus alternativas morales y prácticas. Se nos ha olvidado, por ejemplo, que el fundador del cristianismo empezó y terminó su vida pública expulsando a mercaderes, e incluso que desde mediados del siglo XIX a finales del XX no hubo cuestión moral y política comparable al comunismo. ¿Quiere esto decir que hemos pasado página definitivamente? Antonio Escohotado plantea la pregunta sin dogmatismo, repasando con lupa de entomólogo las situaciones y los argumentos opuestos al tipo de mundo en el que acabamos de instalarnos. Tras localizar el complejo que precipitó la idea del comercio como un mal infeccioso, pasa a describir sus altibajos desde la civilización grecorromana hasta el día de hoy. Este análisis supone compartir con el lector una larga peripecia, donde algo que ayuda a entender nuestros orígenes tiene también el color insuperable de lo real. Los enemigos del comercio ofrece la primera historia completa del comunismo, que al ir contextualizando sus etapas expone la evolución paralela del individualismo y el pensamiento liberal.

Clever Girl: Elizabeth Bentley, the Spy Who Ushered in the McCarthy Era

The Dutch and German Communist Left (1900-1968)

One Night in Winter: A Novel

The Communist Manifesto: A Modern Edition

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

perpetuo» (Colbert) y �una especie de guerra» (Josiah Child). Pedirle a la política otra cosa que �moderación» en el poder, con la consiguiente libertad para los ciudadanos, implica también despojarla de moralinas. Gustos, valores y modales, pongamos por caso, no son incumbencia del gobierno salvo que aspiremos a robustecer la tiranía, y un texto del Montesquieu joven dice ya: �Es inútil atacar directamente a la política mostrando cuántas prácticas suyas tropiezan con la moralidad y la razón.

gusto ni añadimos molestias nuevas [...] Nos hemos procurado frecuentes descansos para el espíritu, sirviéndonos de certámenes y festividades, y de decorosas casas particulares cuyo disfrute diario aleja las penas [...] En efecto, amamos la belleza con economía, y usamos la prosperidad más como ocasión de obrar que como jactancia. [...] Arraigada está entre nosotros la preocupación por los asuntos privados y también por los públicos. Somos los únicos en considerar que quien no participa de estas

Es más, en Inglaterra tenemos un impuesto que paga el rico para socorrer al pobre. Así pues, si bien hay que seguir pagando impuestos, hay que hacerlo de otro modo”. Como me entendieron perfectamente, ni una palabra de mi discurso dejó de merecer su aprobación, y pensaron que bien podía yo ser un buen hombre, lo que confirmé gritando: �Viva el tercer estado! Y contestándome con un hurra me dejaron marchar»12. En Francia el impuesto directo recae por norma sobre los indigentes, y quienes no

París desde finales de los años 70 aunque recrudecido con los últimos acontecimientos— llevan a crear cuerpos policiales de extracción bourgeois, que se consolidan en la capital y el resto de Francia como Guardia Nacional. Cada miembro debía sufragar de su bolsillo el flamante uniforme de casaca azul con solapas blancas, como hizo el humilde Danton gracias al crédito de su esposa, demostrando de paso que el pueblo no necesitaba a la monarquía para imponer orden y controlar la situación. Algunos

eminentes otrora, ocupan las cumbres del poder y hacen gala de moderación. Está a punto de olvidarse que la llama revolucionaria se apagará si el rico deja de ser considerado enemigo del pueblo, y que triunfará el contrarrevolucionario si la sociedad formada por desiguales no es sustituida sin demora por una dictadura de iguales. Calculando que en Francia hay veintidós millones de oprimidos por un millón de opresores47, el grupo de Babeuf presenta al país en 1795 un texto redactado por el

Download sample

Download