Representaciones del intelectual: Ensayos sobre literatura clásica

Representaciones del intelectual: Ensayos sobre literatura clásica

Edward W. Said

Language: Spanish

Pages: 144

ISBN: B0062U2KVE

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Said analiza la importancia de la visión ética y la lucha contra la arbitrariedad del poder por parte de los intelectuales.

Pocos autores han alcanzado la talla moral e intelectual del profesor Said, cuya figura crece con el paso del tiempo. Respetado incluso por sus detractores, en este libro (seis magistrales conferencias del ciclo Reith, que inició, en 1948, Bertrand Russell) se analiza la importancia de la visión ética y la lucha contra la arbitrariedad del poder por parte de los intelectuales en nuestro tiempo.

Said parte de la idea clásica del intelectual como francotirador, perturbador del status quo, un desmitificador obligado a la soledad del juicio ante el empuje de los medios de comunicación que moldean la opinión pública mundial. El intelectual, sostiene el profesor Said, deberá ser el encargado de descubrir esta manipulación. Encuadrados dentro de la sociedad de consumo, los intelectuales son vulnerables a la presión del poder y caen, en numerosas ocasiones, en la banalidad y la falta de sentido crítico. Frente a la cómoda complicidad, la principal misión del intelectual consistirá, a ojos de Edward W. Said -un pensador comprometido con su tiempo-, en defender la independencia de criterio. Esta posición, cuando es real, les llevará a vivir como marginados o, en el peor de los casos -la propia vivencia de Said-, como exiliados.

Posthumous Papers of a Living Author

Dispatches From the Sofa: The Collected Wisdom of Frank Skinner

Versuch über den Pilznarren

Alain Robbe-Grillet: Balises pour le XXIe siècle

The Uses of Literature: Essays

Visual Texts, Ceremonial Texts, Texts of Exploration: Collected Articles on the Representation of Russian Monarchy (Imperial Encounters in Russian History)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

del intelectual consiste en mostrar cómo el grupo no es una entidad natural o de origen divino, sino una realidad construida, manufacturada, e incluso en algunos casos un objeto inventado, con una historia de luchas y conquistas tras él que a veces es importante explicar. En Estados Unidos, Noam Chomsky y Gore Vidal han llevado a cabo esta tarea con un esfuerzo generoso. Uno de los ejemplos más aproximados de lo que pretendo decir aquí se encuentra en el ensayo de Virginia Woolf Una habitación

1714, y pasó el resto de su vida como exiliado en Irlanda. Figura casi legendaria por su carga de amargura y rabia —saeve indignatio, afirmó de sí mismo en su epitafio—, Swift se enfurecía al considerar la situación de Irlanda, aunque la defendió frente a la tiranía británica. Sus notables obras irlandesas Los viajes de Gulliver y Cartas de un pañero muestran una mente estimulada, si no favorecida, por tan productiva congoja. En cierta medida, en su etapa inicial también fue una figura de

incluso bárbaras cuando son utilizadas por hombres y mujeres de orientación teórica. A decir verdad, me atrevería a afirmar que el intelectual tiene que estar dispuesto a mantener una contienda de por vida contra todos los guardianes de la visión o el texto sagrados, siempre prestos a la depradación y cuya pesada mano no soporta la discrepancia y menos aún la diversidad. El principal bastión del intelectual laico es la libertad incondicional de pensamiento y expresión: abandonar su defensa o

enterrados y recuperar historias olvidadas (o dejadas de lado) y, por otra parte, un sentido de lo dramático y de lo rebelde, aprovechando al máximo las escasas oportunidades que uno tiene de hablar, cautivando la atención del auditorio, superando a los adversarios en ingenio y fuerza dialéctica. En los intelectuales que no tienen prebendas que proteger ni territorio que consolidar o conservar hay algo fundamentalmente perturbador; de ahí que en ellos la autoironía abunde más que la pomposidad,

dio derecho a imaginar que tu antigua fe y el posterior desencanto de la misma fueron tan importantes? De por sí, la fe religiosa me parece perfectamente comprensible y profundamente personal; es más bien cuando un sistema dogmático total, en el que una parte es ingenuamente buena y la otra irreductiblemente mala, sustituye al proceso, al toma y daca del intercambio vital, cuando el intelectual laico experimenta la malhadada e inapropiada intrusión de un ámbito en otro. La política se convierte

Download sample

Download