Teatro breve del Siglo de Oro: Loas y entremeses (Penguin Clásicos)

Teatro breve del Siglo de Oro: Loas y entremeses (Penguin Clásicos)

Ignacio Arellano

Language:

Pages: 198

ISBN: 2:00340936

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Los mejores libros jamás escritos.

«Yo que lo sé, que lo vi, que lo digo;
yo que lo vi, que lo digo y lo sé.»

Loas y entremeses, piezas teatrales de corta duración que solían acompañar con frecuencia a comedias y autos sacramentales, son dos de las formas de teatro breve más cultivadas por los grandes dramaturgos del Siglo de Oro. De simples introducciones al espectáculo y entretenimiento entre los diversos actos de las comedias, pasaron a ser verdaderas obras maestras de la mano de autores como Lope de Rueda, Agustín de Rojas, Alonso de Castillo Solórzano, Hurtado de Mendoza, Calderón de la Barca y, por supuesto, Miguel de Cervantes, cuyos entremeses son considerados una de las cimas del género.

Ignacio Arellano, uno de los máximos especialistas en literatura del Siglo de Oro, propone en este libro una cuidada selección de estas formas de teatro breve que ayudará al lector a comprender su génesis y evolución.

Angels in America: A Gay Fantasia on National Themes

The Distance from Here: A Play

Ideal

A Moon for the Misbegotten

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

hará: hable el seor Garay GARAY: Garay no lo hará: no hay qué decir. PAISANO: No es este tiempo de rumbos ni alborotos. Hable el más cercano opositor a esta cátedra de la muerte, y guárdensele sus preeminencias. SOLAPO: Por no perder la costumbre antigua que se tiene con los presos honrados, digo así, que en estos luctos echará de ver voacé lo que lo sienten sus camaradas. Plega a Dios lo seamos en el cielo. Y mal haya el diablo, que dos sentencias tengo de muerte; �por qué no vino la otra,

MUÑOZ:                                  Un año es poco. MENDOZA:Pues no hallaremos cosa que le cuadre. Vase. MUÑOZ:Diez años dura el tufo de una madre. 95 Señor, tú que libraste a Susana inocente de los viejos,[228] pues escuchas mis quejas, líbrame de las madres, suegras, tías, que es chilindrón legítimo de viejas,[229] 100 y como defendiste del lago de leones al profeta,[230] en las miserias mías defiéndeme del lago de las tías. Échase a dormir. Sueño me ha dado, �válganme los

tráele por el tablado muy aprisa. SALVADOR:Representa. �Señor alcalde! JUAN:                                               ¿Qué hay? SALVADOR:¡Alcalde de mis entrañas! JUAN:¿Qué os ha dado? SALVADOR:                        ¡Alcalde mío! JUAN:¿Qué os toma? SALVADOR:                   ¡Alcalde! JUAN:                              Ya escampa.[278] �Hay más alcaldes? �Soy yo 25 Chancillería?[279] SALVADOR:                       ¿No habla? JUAN:Ya habrarán.[280]

tragedias y dramas de honor: las comedias cómicas son un polo fundamental en su indagación de la risa, en cuya vía los entremeses constituyen las piezas más significativas. En efecto, en el entremés la óptica jocosa lo domina todo, todos los personajes están inmersos en la ridiculización, y la comicidad responde casi siempre al bajo estilo de la comedia antigua, lo que explica que en ocasiones se denomine comedia antigua a los entremeses. Su corta extensión impide tramas de enredo complicado,

aplausos, los triunfos,[486] las alegrías con que solemnizaron 5 siempre festivas los nombres de sus reyes las monarquías. ESPAÑA:Yo, la excelsa España, que en mi monarquía 10 término tiene la noche y el día[487] naciendo y muriendo el sol que la baña, hoy vuelo veloz por la antigüedad, porque le quite mi velocidad 15 el vuelo a la pluma y al bronce la voz; hoy mi imperio sabio festeja rendido el nombre que forma con dulce sonido el eco en el alma y la voz en el labio, 20 el

Download sample

Download